• Futuro asegurado

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada en histórico referendo popular, en diciembre de 1999, y sancionada por la Asamblea Nacional Constituyente, establece en su preámbulo, el objetivo impostergable de la Revolución Bolivariana " de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica.".

El hundimiento de todo el andamiaje político, económico y social de la Cuarta República no dejaba más opción que reconstruir el país, tal y como lo ha venido haciendo el gobierno Bolivariano.

La acción de Gobierno en estos trece años, ha derrotado definitivamente la exclusión, y ha echado las bases para la superación definitiva de los problemas seculares que han aquejado al pueblo venezolano.

El Gobierno revolucionario ha invertido en los últimos 14 años, el 62% de los ingresos petroleros del país; equivalente a 551 mil millones de dólares, en obras , programas y misiones de carácter social, con lo cual ha abatido, definitivamente, la exclusión capitalista.

Dispone de políticas claras para resolver los problemas en materia de trabajo, la salud , educación alimentación, identidad y vivienda, entre otros.

Derrotada la exclusión y en marcha las políticas de reconstrucción nacional en todos los órdenes, el pueblo venezolano avanza hacia un futuro de participación, protagonismo y bienestar, que le estuvo negado por los gobiernos de la democracia representativa, en el período histórico de la Cuarta República.

La base económica y productiva que está forjando la revolución, asegura el futuro económico de la patria.

El protagonismo del pueblo y su participación en las instancias de organización y de cogobierno, aseguran el futuro político, y las Fuerzas Armadas Bolivarianas, la seguridad de la patria.

El pueblo cada vez más culto, más sano, mejor alimentado y consciente políticamente, es la garantía de un mejor futuro, el futuro de la Patria Socialista.

La recuperación, para siempre, de nuestra independencia y soberanía, junto con la conciencia de nuestro pueblo, la unión cívico-militar y la capacidad defensiva y operacional de nuestras Fuerzas Armadas Bolivarianas, además de las grandes obras de infraestructura que aseguran el futuro de la patria y su rumbo hacia el socialismo. (fuera de la tutela tecnológica-militar de Washington)